miércoles, 16 de diciembre de 2009

Rosas


tu mirada, mi mirada, su mirada.......
nadie se levanta sin haberse caido antes, nadie es de la nada.
no hay cuantro rosas. solo una.
movimiento y color siempre de la mano.
pero el agua marca el ritmo.
libertad es poder dejarte caer y levantarte cuando quieras

1 comentario:

  1. Y amanecieron para ti los pájaros,
    con besos indiscriminados.
    Y se abrieron póstumas las flores,
    como el vuelo de una falda gitana.
    Y llovieron los cardos secos,
    para dejar anchas punzadas de amor latente.
    Y escribimos poemas con fuego,
    en las postrimerías de una luz flagrante.
    Y habitamos así los jardines,
    de libélulas guiadas por el radar del deseo.
    Y alimentábamos a las palomas,
    con los heliotropos incandescentes de nuestras miradas.
    Y caminábamos incautos,
    con los zancos de la alegría, la prisa y el desconcierto.
    Y malabareabamos las palabras,
    en dédalos que no sabíamos desbaratar.
    Y nuestros cuerpos
    formaban los engranajes imposibles de un reloj sin tiempo.
    Y nuestros dedos
    aparecieron en los libros de historia como exploradores intrépidos.
    Y fueron las aves de Zeus,
    las que hallaron el ónfalos en tu ombligo.
    Y fueron tus lágrimas
    los efluvios de consagración a la noche y al vino.
    Y fueron tus pechos
    las cariátides que soportaron aquellos pensamientos tiernos.
    Y fueron tus verbos
    los que hicieron de París un adjetivo y del francés una costumbre.
    Y fueron mis años
    los que se derretían como cera en las paredes de mi cuerpo.
    Y entonces zarparon los corazones,
    en un mar embravecido.

    ResponderEliminar