miércoles, 17 de febrero de 2010























1 comentario:

  1. El cráneo no es opaco,
    el chamán no es de ceniza,
    el espejo está siempre presente,
    la forma es indefinida.

    Los sueños son de hilo de seda,
    la identidad es un ciclo,
    un paisaje imposible,
    una nefasta asociación del recuerdo.

    El espejo contiene la forma,
    el chamán es de madera y fuego,
    el ciclo es imprevisible,
    el cráneo es una funesta prisión.

    ResponderEliminar