martes, 4 de mayo de 2010


1 comentario:

  1. Cuando en las horas intempestivas y en los rescoldos del tiempo, me viene a la memoria con ansias de renovada juventud, el desfile de aquellas tardes de fragil suspense. Me veo titubear en la iamgen desgastada, y una lagrima imposible aturde la sequedad de un rostro de otro mundo.

    ResponderEliminar